El término discípulo proviene del latín discipulus ‘aprendiz’, de discere ‘aprender’[1], en otras palabras un discípulo es un seguidor, es alguien que sigue a un líder, a una filosofía, ser un discípulo es ser un pupilo. Es interesante que la Real Academia Española define el termino como una persona que aprende una doctrina, ciencia o arte bajo la dirección de un maestro[2].

En esencia aquellos que han colocado su fe en Cristo Jesús y han decidido vivir una vida comprometida a los principios contenidos en la Biblia, son discípulos. Aquellos de nosotros que, voluntariamente, hemos hecho una decisión de vivir una vida que refleje a Jesús para que otros puedan verlo en y a través de nosotros debemos ser considerados discípulos.

El proceso de regeneración que experimentamos cuando recibimos el regalo del Espíritu Santo cuando creímos (Ef. 1:13) es solo el punto de partida del proceso usualmente conocido como discipulado. La pregunta es, ¿qué es lo que el termino realmente significa? Discipulado es el proceso de dedicarse a si mismo a aprender de y volverse más como Jesús. Este proceso implica aprender las enseñanzas de Jesús y seguir su ejemplo en obediencia a través del poder del Espíritu Santo[3].

Discipulado es más que un curso de cuatro semanas que la gente nueva a la Iglesia tiene que tomar. No es un curso sino un proceso permanente y constante de rendición, sumisión y devoción de nosotros mismos al poder transformador de la Escritura. De hecho discipulado es un tema teológico central en los Evangelios y el libro de Hechos.[4]

Discipulado es un proceso de aprendizaje. Requiere tiempo y esfuerzo. Uno no puede esperar ser un discípulo simplemente aludiéndose o refiriéndose a si mismo como un seguidor sin de verdad conocer al que se dice ser pupilo de. Como proceso de aprendizaje existen algunas cosas que ser discípulo de Jesús significa e implica. Se espera que un discípulo aprenda, a través de la Escritura, de Dios, Jesús, y el Espíritu Santo.[5] Dios también utiliza a las personas para enseñarnos algo. Sin embargo la fuente de nuestro proceso de aprendizaje es Dios mismo, quien se ha hecho conocido y revelado en la persona de Cristo y a quien el día de hoy conocemos por medio de la Escritura.

Jesucristo mismo puso el ejemplo de lo que un discípulo es y que características un discípulo debe tener. En el evangelio de Mateo él se presenta a si mismo como el siervo que sufre. Deja en claro que no vino a ser servido sino a servir (Mt. 20:28). Por lo tanto, nosotros debemos tener la misma expectativa como seguidores y como siervos de Dios. Sufrimiento es de esperarse. El discipulado no es un viaje sencillo, por el contrario, es uno difícil y complicado. La recompensa lo vale. El propósito del discipulado es que seamos mas como aquel que nos llamó, como aquel que nos amó.

Existen cualidades clave en la vida del discípulo que deben ser evidentes para aquellos que están alrededor de el pupilo. No es una tarea fácil y no se espera que el discípulo muestre evidencia de ellas inmediatamente después de su conversión. Como se ha mencionado ya, es un proceso, cuando el discípulo se compromete a vivir una vida que refleje a Cristo, el Espíritu Santo producirá los cambios esperados mientras el individuo ajusta su vida como resultado de pasar tiempo delante de la presencia de Dios. La practica de disciplinas espirituales tales como la lectura de la Biblia, oración, y meditación de la Escritura resultara en una fuerte consciencia de aquellas cosas que el individuo necesita rendir y someter delante de Dios; al final su vida será transformada y esas cualidades comenzarán a ser evidentes.

He realizado una lista con 10 cualidades principales que un discípulo debe tener:

  1. Jn. 13:34-35
  2. Es confiable. Mt. 5:37
  3. Jn. 15
  4. Da fruto. Jn. 15:8
  5. Es Audaz. Jn. 15:26-27
  6. Es determinado. Mr. 1:16-20
  7. Mr. 1:17-18
  8. Tiene autoridad. Mr. 6:7
  9. Es humilde. Mr. 9:35
  10. Es pacifico. Mt. 5:9
  • Nota: Espera una entrega  sobre cada una de las cualidades cada semana.

Notas:

[1] Catherine Soanes and Angus Stevenson, eds., Concise Oxford English Dictionary (Oxford: Oxford University Press, 2004).

[2] IBID.

[3] Chris Byrley, “Discipleship,” ed. Douglas Mangum et al., Lexham Theological Wordbook, Lexham Bible Reference Series (Bellingham, WA: Lexham Press, 2014).

[4] Walter A. Elwell and Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Biblical Theology, Baker Reference Library (Grand Rapids: Baker Book House, 1996).

[5] Manser, Martin H. Dictionary of Bible Themes: The Accessible and Comprehensive Tool for Topical Studies. London: Martin Manser, 2009.